Qué es la Ecografía Articular?

La ecografía articular es una prueba de radiodiagnóstico mínimamente invasiva, realizada a través de una sonda de ultrasonidos que se conecta a un transductor (dispositivo capaz de transformar o convertir una determinada manifestación de energía de entrada, en otra diferente a la salida), que convierte los sonidos en imágenes para ser interpretadas por el radiólogo. En este tipo de pruebas se ven músculos, cartílagos, tendones, huesos y sus posibles lesiones.

Las ecografías articulares se pueden complementar con otras exploraciones. Así, una ecografía articular puede llevar asociada una punción dirigida para extraer líquido o material de biopsia de una lesión que hemos visualizado.

PreparaciónLa ecografía  articular no lleva asociada preparación previa, si bien es necesario recordar que no se debe poner cremas en la zona a explorar ya que estas interfieren con el gel conductor y la sonda de ultrasonidos.

Cómo se realiza una ecografía

En la ecografía articular al paciente se le sitúa en una camillaLa posición será diferente dependiendo de la articulación a valorar, así, en casos de hombros el paciente estará sentado para mejor visualización articular o, por ejemplo, si se trata de una cadera el paciente estará tumbado boca arriba, pero también se le puede pedir que se ponga de lado; esta última ecografía se realiza a bebés en los que se sospecha de problemas en las caderas al nacer.

En las ecografías de rodilla el paciente estará tumbado y se coloca una almohadilla bajo la rodilla para que esta esté semiflexionada.

Los tobillos se valorarán también con el paciente tumbado.

En todas se aplica un gel conductor sobre el que se desliza el ecógrafo para captar imágenes de la articulación, que se visualizan en una pantalla y se graban en un ordenador.

Complicaciones de una ecografía articular

La ecografía articular no presenta complicaciones en su realización al ser una prueba diagnóstica que no es invasiva.

En los casos en que la ecografía lleve asociada una punción articular para extracción de material, ya sea líquido articular o biopsia, puede haber complicaciones como sangrado en el lugar de la punción, o bien infecciones posteriores en dicha articulación, aunque esta última complicación es muy poco frecuente. Si al extraer líquido, este fuera de características infecciosas, se procederá a poner antibiótico al paciente para evitar complicaciones.

Resultados

Los resultados de la ecografía articular suelen ser buenosSe pueden ver lesiones que antes requerían resonancia magnética, siendo posible ver lesiones en tendones, ya sean tendinitis o roturas tendinosas, calcificaciones en los tendones, lesiones de tipo bursitis (inflamación de la bolsa de líquido que se sitúa en torno al tendón), quistes articulares, y lesiones musculares, ya sean roturas fibrilares o calcificaciones en las mismas; también podemos visualizar pequeñas lesiones en los huesos que no serían visibles a nivel de una radiología convencional.

En casos de lesiones tipo bulto nos permiten diferenciar una lesión quística, esto es con líquido en su interior, de lesiones sólidas que pueden ser tumores, ya sean malignos o benignos, permitiendo realizar una punción dirigida y examinar posteriormente el tejido extraído.

Preguntas frecuentes

  • ¿Cuáles son las ecografías articulares más comunes?

Las ecografías articulares son unas pruebas frecuentes en casi todas las grandes articulaciones, dando una gran información de cómo se encuentran las diferentes estructuras articulares.

En la ecografía de hombro se detectan con gran facilidad las bursitis subacromiales (el acromion es la parte del hueso omóplato que se articula con el hombro), también es muy importante para diagnosticar lesiones del manguito de los rotadores (el conjunto de tendones de los músculos del hombro), pudiendo diagnosticar tanto roturas parciales como totales de este; también se podrán ver tendinitis o tendinopatíascon calcificaciones en el tendón.

En la ecografía de codo se podrán ver sobre todo lesiones como bursitis, quistes articulares o inflamaciones en el tendón extensor, conocida esta última como lesión de codo de tenista.

En las caderas de los bebés permite conocer los casos de luxación de estas tras el parto, y permiten un correcto tratamiento de estos, evitando complicaciones en la posterioridad. En los adultos podremos ver bursitis, presencia de líquido inflamatorio o sangre.

Por último, las ecografías de rodilla nos permitirán ver lesiones en los ligamentos de esta zona con rotura parcial o total, o también se puede examinar el cartílago y los meniscos, así como nos permite ver lesiones artrósicas.

  • ¿Qué es una ecografía del sistema musculoesquelético?

La ecografía del sistema musculoesquelético es la prueba de radiodiagnóstico por la cual somos capaces de ver músculos, tendones, vainas tendinosas, y huesos. La diferencia con una ecografía articular es que en esta vemos toda la articulación, en la musculoesquelético no vemos una articulación sino una zona muscular y la zona de hueso que se encuentra en este lugar. Sirve para ver tanto lesiones musculares como roturas fibrilares, hematomas musculares y lesiones tendinosas.

  • ¿Es aconsejable esta prueba en niños?

Es una prueba muy recomendable en los niños, ya que al ser con ultrasonidos no supone tener que usar radiación.

En los bebés recién nacidos es una prueba importantísima en el diagnóstico de la displasia de cadera(alteraciones en la forma de cabeza del fémur, del acetábulo -donde encaja en la pelvis- o de ambos que pueden provocar problemas de desarrollo y estabilidad de la articulación), logrando un diagnóstico certero de esta enfermedad y permitiendo, por tanto, poner tratamiento de forma muy precoz evitando complicaciones en un futuro.